Mi Blog

Mi Blog

jueves, 24 de mayo de 2012

PHILOSOPHY – Introducing Mencius


Casi en la misma época que la cultura helénica estaba en la cumbre de su expansión, en China florecía la filosofía de Confucio, siendo Mencio el primer filosofo relevante tras los pasos de su maestro Confucio.  Vivió Mencio desde el 371 hasta 289, antes de Cristo.  Mencio fue contemporáneo de Epicuro.  Él era un miembro de la nobleza y amplió y llevó las enseñanzas del confucionismo a través de China.  Él recogió las ideas morales de Confucio y las transformó en una teoría de la benevolencia, que seria más tarde el núcleo central de su ideario político y filosófico.  Mencio distinguía dos clases, los gobernantes y los gobernados, considerando que los gobernantes trabajan con la mente, mientras los gobernados trabajan con las manos.  Por otra parte equiparaba las relaciones entre gobernantes y gobernados, a las existente entre padres e hijos.  Abogó por que los gobernantes se preocuparan de los sufrimientos de los súbditos, como si fueran sus padres, y que los súbditos sirvieran a los gobernantes como a sus padres.  Desde el punto de vista de Mencio una persona no debe ser juzgada por su riqueza o rango, sino por su capacidad para mantener un alto estándar moral.

Mencio le dio mucha importancia a la política.  Es por eso que estableció una filosofía económica, política y social.  Para Mencio el Estado existe porque es útil.  Mencio opinaba que lo mas importante es el pueblo, el Estado es lo de menos, y el Soberano menos aun.  Para él, la prosperidad o decadencia de un Estado depende de cómo se trata al pueblo.  Mencio decía que la naturaleza del hombre tiende al bien como el agua tiende a bajar.  Al hombre también se le puede hacer que obre mal.  Pero su naturaleza tendrá que ser manipulada.  Conclusión, el humanitarismo y la justicia social fueron el eje de la filosofía de Mencio.  Su fe en un Dios único, la pureza de su vida, y el supremo coraje con que decía las verdades a los príncipes corruptos de su época causaba asombro.  ¡Cuánto habría que aprender hoy de tan insigne personaje!


At about the same time when the Hellenic culture was at the pinnacle of its expansion, in China the philosophy of Confucius flourished, and Mencius was the first philosopher to follow in the footsteps of his teacher Confucius.  Mencius lived from the 371 to 289, BC.  Mencius was a contemporary of Epicurus.  He was a member of the aristocracy and he took the teachings of Confucianism and disseminated them throughout China.  He picked up the moral ideas of Confucius and transformed them into a theory of benevolence, which would later be the core of his political and philosophical ideology.  Mencius distinguished between two classes, the rulers and the ruled, considering that the rulers are those who worked with their minds, while the governed worked with their hands.  On the other hand he equated the relationship between rulers and ruled, to that between parents and children.  He advocated that rulers be concerned about the wellbeing and suffering their subjects, as if they were their parents, and that the subjects serve the rulers as if they were their parents.  From the point of view of Mencius, a person should not be judged by their wealth or social status but by his ability to maintain a high moral standard.

Mencius placed great importance upon politics.  That is why he established an economic, political and social philosophy.  For Mencius, the State exists because it is useful.  Mencius believed that the people are the most important aspect, while the State the least important, and the ruler even less so.  For him, the prosperity or decline of a State depends on how the people are being treated.  Mencius said that the nature of man tends to aspire to rise above just as water tends to fall.  Man can also be coerced into committing bad deeds, but his nature will have to be manipulated.  In conclusion, humanitarianism and social justice were the focus of the philosophy of Mencius.  His faith in one God, the purity of his life, and the Supreme courage with which he spoke the truth before the corrupt princes of his time still amazes many.  The things that one can learn from such an illustrious character!

8 comentarios:

  1. Se ve muy claramente, amigo Agustín, que la mayor parte de nuestros políticos no ha leído nada de Mencio, o, peor aún, no tiene noticia de su existencia.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buena reflexión la que nos traes hoy, Agustín.
    Yo, tras muchas vueltas a la mollera, he llegado a la conclusión que no... el hombre no es bueno por naturaleza.
    Para mí, tiende al Mal.

    Y ahí aparece el Estado, con su única misión: contrarrestar esa propensión innata hacia las sombras.

    Un abrazo, neozelandés.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto menos haga el Estado de Padre y nosotros de Hijitos mejor, lo que no significa que no tuviera mucha razón en otras muchas cosas

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Estupenda entrada. son los cuatro libros unos de los escogidos textos, acogidos con derecho a permanencia, sobre mi mesilla.

    ResponderEliminar
  5. Si Mencio levantara la cabeza y viera lo que es España, hoy, le daría un patatús y se volvería a morir. Eso si no lo condenaban a cadena perpetua - sin revisión-.

    ResponderEliminar
  6. Visto lo que hacen los hijos con los padres, más vale que el Estado sea un primo lejano que vemos de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  7. Si este filósofo chino viviera ahora en nuestro tiempo y en este país seria un bicho raro en pensar que los hombre son buenos por naturaleza.
    De los sentimientos que el decía poco queda ya en los hombres, la compasión, vergüenza, respeto, modestia, de lo que está bien o mal esto solo queda poca cosa, hoy los hombres son de poca compasión, de sin vergüenza, prepotentes y joden para que no lo jodan (sin generalizar, claro esta) Hombres buenos todavía hay, aunque pocos, yo soy uno de ellos, jajajajaja ( no tengo abuela).

    ¿Seria Mencio un revolucionario del siglo XXI? me pregunto....seguramente si.

    Gracias.

    Saludos Cordiales amigo Agustín.

    ResponderEliminar