Mi Blog

Mi Blog

viernes, 23 de junio de 2017

LA NATURALEZA DESTRUCTIVA Y LA IMPOTENCIA DE DIOS


El pavoroso incendio acaecido en Portugal, con una terrorífica cifra de 65 personas incineradas en sus coches. Me hace pensar que la madre naturaleza es como siempre cruel y destructiva. Las altísimas temperaturas y un viento salvaje fue el factor principal de esta tragedia. Me digo a mi mismo dónde estaba la Omnipotencia de Dios, que no pudo impedir tal desastre. Hubo en Diciembre del 2004, un apocalíptico Tsunami que acabó con las vidas de un cuarto de millón de personas, en varias zonas del Sudeste Asiático. Otra vez ese ser Supremo, qué todo lo ve y controla no estuvo a la altura de su inmensa potestad divina. En la historia de la humanidad, los terremotos, inundaciones, plagas, incendios, erupciones volcánicas, y rara vez caída de meteoritos, sembraron el mundo de millones de cadáveres. Nunca pudieron ser evitadas dichas catástrofes naturales, por ningún Dios que puebla este planeta.

La triste realidad es que nadie, puede salvar a los humanos ante tales calamidades que nos inflige la naturaleza. Luego no poner nuestra Fe y Esperanza, en ninguna clase de Dioses o Profetas, ésta algo justificada, digo yo. Les dejo con esta verídica afirmación de Epicuro.

“O Dios quiso eliminar el mal y no pudo. O Dios pudo eliminar el mal y no quiso. O Dios ni quiso ni pudo. O Dios quiso y pudo.  Entonces Dios seria Impotente, lo cual contradice su Omnipotencia. Dios seria malvado, lo que contradice su bondad. Dios seria impotente y malvado a la vez, lo que contradice su Omnipotencia y bondad. Sí Dios quiere y puede acabar con el Mal, ¿por qué no elimina el Mal?”

Menuda paradoja la que se le ocurrió al gran Epicuro, ¿o no?

domingo, 18 de junio de 2017

WAS JESUS CHRIST WRONG?


Siempre que se habla de la figura mítica de Jesucristo, uno tiene en su mente el maravilloso y sublime Sermón de La Montaña. En este hermoso pasaje es donde en mi caso, me identifico con lo que dijo a la multitud que le escuchaba. En el Sermón de la Montaña, éste gran profeta salvador de la raza humana, realiza su gran obra de amor hacia todos nosotros pobres y débiles mortales. A día de hoy el legado de Cristo prevalece sin ninguna fisura. Por supuesto no todo lo que decía y enseñaba Jesús, si uno lo procesa y analiza con algo de racionalidad, era tan humano como el Sermón de la Montaña. Como cada ser humano, Jesús tenía sus contradicciones, y mostraba su lado cruel y misántropo. No deberíamos de olvidar que después de todo era un ser de carne y hueso, digo yo.
Les dejo con sus palabras recogida por algunos evangelistas.
Lucas, 14.26. Si alguno viene a mí y no odia a su padre y a su madre, y a la esposa y a las hijas y a los hermanos y a las hermanas y hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.
¡Qué magnánimo se mostraba aquí el Nazareno con el prójimo!  ¿Eso es pura maldad, o no?
Juan.9.39. Yo he venido a este mundo para un juicio, para los que no ven vean, y para los que ven se queden ciego.
Marcos 9.42.47. Y si tu mano te escandalizara córtatela si tu pie te escandalizara, córtatelo. Y si tu ojo te escandalizara, sácatelo que más vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser arrojado con los dos ojos al infierno.

Desde luego ni Buda, Socrate, Confucio, y tantos hombres santos y sabio, que ha dado la humanidad a este planeta, se atreverían a lanzar tanta maldad por sus bocas, digo yo.

lunes, 12 de junio de 2017

RAFA NADAL - ETERNAMENTE ESPAÑOL


Hoy lanzo un post que no tiene nada que ver con la esencia de lo que es mi blog, pues suelo escribir sobre política, religión y filosofía. La obtención de Rafa Nadal de su decimo gran Slam de Rolan Garros, es algo que me llena de una grata alegría. Sin duda alguna, Rafa Nadal es un digno representante de lo que hoy es ser y llamarse español. Con lo que consiguió ayer, ha entrado en el Olimpo del mundo del Tenis. Sin embargo tenemos una larga fila de nuevas promesas tenísticas, que no logran ganar ni un triste Máster Mil. Opino que a las nuevas generaciones les falta motivación, humildad y tenacidad, algo que a Rafa Nadal le sobra.  A lo mejor el signo de esta Generación Y, es ir siempre a remolque por falta de ambicion, digo yo.


La otra cara de  la moneda la dio ayer Pep Guardiola, con su absurdo manifiesto separatista ante una masa de antiespañoles. En su innoble discurso, denigró lo bueno de ser y sentirse español. En fin, yo viviendo en Las Antipodas, me emociono aun ante un triunfo de cualquier deportista de mi patria. En cuanto al traidor con cara de Jesuita, que es Pep Guardiola, le diría que deje de denigrar a la vieja y orgullosa nación Iberica, pues nunca habrá una Republica Catalana, separada de España.

lunes, 5 de junio de 2017

¿FLORES Y VELAS CONTRA EL TERROR ISLAMISTA?


Manchester y Londres son recientemente los exponentes más sanguinarios de la crueldad islámica. A la terrible masacre que ocurrió en el concierto de la cantante Ariadna Grande, con 22 muertos, en su mayoría adolecentes, ahora se une en otra locura homicida la ciudad de Londres, en donde tres terroristas islámicos han sembrado la muerte en unas de las zonas más concurrida de la ciudad. En este brutal ataque, las víctimas son 7, mas 25 en estado crítico. El modo operandi de estas basuras humanas, consistió en atropellar a pacíficos ciudadanos, para inmediatamente salir del coche y blandiendo machetes de 30 centímetros, acuchillar a las personas que encontraban a su paso. Dentro de la tragedia la policía pudo abatir a estas hienas. Ahora como si estuviera escrito en un guion, la población saldrá a la calle con velas y flores, para homenajear a las víctimas.


Yo creo que es hora de comenzar sin más dilación, las deportaciones de cualquier sospechoso de fanatismo islámico. La tolerancia con esta gentuza tiene un límite. La tolerancia podría ser interpretada de cobardia, por parte de las hordas islámicas. Pero una vez más no se hará nada para impedir las invasiones de supuestos refuguiados, que campan a sus anchas por las campiñas de Europa.  A veces es justo mirar atrás con ira, recordando cuando Europa estaba libre de tantas alimañas, digo yo.