Mi Blog

Mi Blog

jueves, 30 de marzo de 2017

EL BARÓN HOLBACH Y SU MORDAZ ANTISEMITISMO


Dentro del mundo de la Ilustración francesa, uno de los más furibundo ateísta sin duda alguna fue el Barón Holbach.  A Holbach se le debe la gran difusión de las ideas ateístas en la Europa de la Ilustración.  Les dejo con unas mordaces críticas que dirigió al pueblo elejido, es decir a los judíos.
“En una pequeña región casi ignorada por otros pueblos, habitaba una nación cuyos fundadores, esclavos durante largo tiempo de los egipcios, fueron liberados de su servidumbre por un sacerdote de Heliópolis que, gracias a su genio y sus conocimientos superiores, consiguió tener ascendiente sobre ellos. Éste hombre conocido por el nombre de Moisés, educado en las ciencias de esa región fértil en prodigios y madre de supersticiones, se puso al frente de una tropa de fugitivos a quienes persuadió de que era interprete de los caprichos de su Dios, conversaba personalmente con él y recibía directamente sus órdenes.


Se dice que apoyó su misión con obras que parecieron sobrenaturales a hombres desconocedores de las pautas de la naturaleza y los recursos del arte. La primera de las órdenes que les dio de parte de su Dios fue robar a sus señores. Cuando los hubo enriquecido con los despojos de Egipto y se aseguró su confianza, les condujo a un desierto donde, durante cuarentaanos, los habitúo a la mas ciega obediencia.  Les ensenó los caprichos del cielo la fabula maravillosa de sus ancestros, las ceremonias extravagantes a las que el Altísimo vinculaba sus favores. Sobre todo, les inspiró el odio mas envenenado hacia los dioses de las otras naciones y la crueldad más refinada contra quienes los adoraban. A fuerza de masacres y severidad, los hizo esclavos dóciles a sus caprichos. En suma, hizo de los hebreos unos monstruos de frenesís y ferocidad. Toda la historia de los hebreos no es más que un amasijo de cuentos indignos de la seriedad de la historia y la majestad de la divinidad. Ridícula para el sentido común, parece haberse inventado únicamente para entretener la credulidad de un pueblo infantil y estúpido.”

viernes, 3 de marzo de 2017

LAGRIMAS POR GUSTAVITO


Dicen los expertos sobre el estudió del reino animal, que lo único que diferencia a los seres humanos de los animales, es que nosotros los humanos lloramos y tenemos un alma.  Sin embargo los animales carecen de la sensibilidad de llorar, y por supuesto de tener un alma.  En mi humilde opinión, creo que cualquier animal mamífero, derramará más de una lágrima cuando son salvajemente masacrados, tanto por humanos como por otros animales.  En el Zoo de la capital de el Salvador, habitaba hasta hace unos días un simpático Hipopótamo llamado Gustavito.  Éste hipopótamo llevaba más de 12 años viviendo en cautividad en dicho Zoo.  Era la atracción de los chiquillos que visitaban el Zoo.  Claro, tanta felicidad no iba a durar para siempre; éste singular animal apareció muerto al ser salvajemente golpeado y terriblemente acuchillado.  Las autoridades del Zoo no dan crédito a tal abominación.


Yo creo que la sociedad salvadoreña está impregnada de una crueldad, que raya en lo enfermizo.  Son decenas de décadas de cruentas guerras civiles; a esta desgracia se tiene que añadir el fenómeno de las pandillas salvajes de los Salva Truchas.  Finalmente estoy seguro que antes de que Gustavito muriera, pudo mirar a sus asquerosos verdugos y se le escaparían algunas lágrimas, al comprobar cómo los seres que fueron creados a la imagen de Dios, pueden comportarse de forma tan inhumana, con animales como él y otros que sufren la maldad humana.  Lo más seguro es que Gustavito pensaría al morir, que su horrible muerte y destino no le importa ni a su mismísimo Creador, digo yo.