Mi Blog

Mi Blog

domingo, 31 de mayo de 2015

A MERCED DE LOS DIOSES Y LA NATURALEZA


Reflexionando sobre el pavoroso terremoto ocurrido en Nepal, uno se pregunta la razón del porque los dioses, y su aliada la madre naturaleza nos tratan a veces de forma tan inmisericorde a nosotros los seres humanos.  Desde que el hombre dio sus primeros pasos en este planeta, tanto los dioses como la cruel naturaleza no han dejado de machacarnos sin ninguna compasión.  A nivel religioso hemos empuñado la espada y el hacha unos contra otros, con la única razón de hacer creer a los demás en nuestros infantiles dogmas.  Por supuesto nuestra ingrata madre la naturaleza nos obsequia desde el comienzo de los tiempos con un cúmulos de terribles calamidades y catástrofes, llamese terremotos, tornados, inundaciones, sequias, hambrunas, y demás plagas.


Como es natural nosotros los indefensos humanos, hemos sido las víctimas inocentes de los caprichos de estas dos formas que rigen nuestros destinos. Me pregunto si en alguna otra parte del Cosmo, los dioses y la naturaleza tienen la misma potestad de hacer infelices a las formas de vida que haya por allí.  Es por esta sencilla razón que se podría cambiar el titulo de la novela de Aldous Huxley de Un Mundo Feliz, por este otro de un Mundo Infeliz, digo yo. 

6 comentarios:

  1. Agus, me apunto a lo de " UN MUNDO INFELIZ "

    ResponderEliminar
  2. Que remedio Mamuma.A este paso hasta por respirar pagaremos impuestos.El mundo infeliz esta muchas veces en nuestros corazones,saludos,

    ResponderEliminar
  3. Agustín, los hombres somos polvo. Los dioses y la naturaleza están ahí para que no lo olvidemos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vanidad humana se alza muchas veces contra la realidad,que no no es otra cosa,que polvo humano,un abrazo,

      Eliminar
  4. El hombre es el ser supremo para el hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hombre no se cansa de esta subido en ese pedestal,que mas tarde se convierte en ceniza,saludos,

      Eliminar