Mi Blog

Mi Blog

domingo, 1 de julio de 2012

FILOSOFÍA – SADE, UN NIHILISTA TOTAL


Pocos filósofos han tenido la obstinación, locura o valentía de llevar sus postulados hasta sus últimas consecuencias, como lo hizo Donatien Alphonse François de Sade (1740-1814).  El Marques de Sade fue un utópico social antes que nada, algo digno de alabar viniendo de alguien que procedía de la nobleza.  Sade fue un hombre de su tiempo y la totalidad de su obra filosófica estuvo impregnada por el contexto de la revolución francesa.  Para Sade el comportamiento de las personas deberían estar regido solo por las leyes de la naturaleza.  Pero según su opinión, estas leyes están deformadas y atenuadas por las Instituciones sociales, llámese Iglesia o estado.  Sade fue un adorable libertino que traspasó literalmente los limites de los simples juegos eróticos, pero sus ideas no se centraron solo en la exaltación de una sexualidad libre o desenfrenada.  Púes Sade fue siempre a contracorriente y ataco de manera feroz, tanto al sistema monárquico como a los poderes de la Iglesia, como nadie antes lo había hecho en su época.  Aunque era un aristócrata las ideas de La Revolución Francesa las veía como algo extraordinaria y necesaria.

Su rebeldía y nihilismo le hizo pagar un altísimo precio.  Sade estuvo 27 años encerrados en cárceles y manicomios.  Su acerado anticlericalismo fue uno de sus temas más recurrentes entre sus escritos.  Sobre la religión opinaba así, “Ninguna religión vale una gota de sangre.  Pienso que si existiera Dios, habría menos maldad en esta tierra.  Creo que si el mal existe aquí abajo, entonces fue deseado así por Dios o está fuera de sus poderes evitarlo.  Ahora, no puedo temer a un Dios que es o malicioso o débil.  Lo reto sin miedo y sus rayos no me preocupan un comino.”  Él dijo, “Algunos me tratan como un loco, y hasta hay médicos que empiezan a relacionar mi mente con algunas perversiones sexuales.  Nunca he entendido que haya limites en el sexo, que el cuerpo humano tenga otra fronteras, que su piel y sus huesos, limitar el sexo es un pensamiento carcelario, ponerle frontera al placer es como intentar poner puertas al campo.  El deseo es el motor del universo, el origen del hombre y su final, y nada podemos contra ello.”  

En sus libros, Sade llevó al extremo todas las fantasías habidas y por haber dentro de la sexualidad.  Las más extrañas combinaciones y atroces perversiones se dan en sus textos, Él toco los temas mas escabrosos como, la pederastia, la orgia, el fetichismo, el adulterio, la felación, la homosexualidad, la coprofilia, la tortura, el asesinato, el masoquismo, el sadismo.  Se puede afirmar que Sade fue antes que nada un nihilista total.  Para Sade el libertinaje es un extravió de los sentidos, que supone ir siempre más allá de todos los frenos, un desprecio soberano por cualquier tipo de prejuicio, el rechazo absoluto de toda forma de culto, el horror más profundo hacia las normas morales.  En 1777 Sade fue recluido en La Bastilla, donde pasó 13 años, siendo liberado al estallar la revolución francesa. También en 1801 fue encerrado de nuevo en un manicomio en donde murió por demencia mental en 1814.  Conclusión, para mí Sade ha sido y será el filosofo más perturbador de cualquier época dentro del mundo de las ideas filosóficas, aunque por supuesto yo no comparto sus locuras nihilistas y perversiones.

PHILOSOPHY - SADE, A TOTAL NIHILIST

Few philosophers have had the stubbornness, madness or courage to champion their views to the very end, as did Donatien Alphonse François de Sade (1740-1814).  The Marquis de Sade was first and foremost a utopian socialist, something worthy of praise for someone who came from the upper class.  Sade was a man of his time and all of his philosophical work was influenced by the French Revolution.  For Sade, human behavior should be governed only by the laws of nature.  But in his opinion, these laws are deformed and attenuated by social institutions, such as the church or the state.  Sade was an immoral liberal who literally crossed the limits of simple erotic games, but his ideas did not only focus upon the exaltation of free or unrestrained sexuality.  Sade was always on the attack upon both the monarchic system and the powers of the Church, more than anyone else during his time.  Although he was an aristocrat, he viewed the ideas of the French Revolution as something that was extraordinary and necessary.

His rebelliousness and nihilism caused him immensely.  Sade spent 27 years locked up in prisons and asylums.  His steely anti-clericalism was one of the most recurring themes in his writings.  On religion, he write, "No religion is worth a drop of blood.  I think that if God exists, there would be less evil on this earth.  I think that if evil exists here below, then it could be that it was desired by God or is simply beyond his powers to control.  Now, I do not fear a God who is malicious or weak.  I challenge Him without fear and his ire does not worry me a single bit."  He also said the following, "Some may think that I am crazy, and there are even doctors who link my mind with some sexual perversions.  I have never understood these limits on sex, and that the human body has certain boundaries, the skin and the bones, the limit on sex is a prison in thought, putting a boundary against pleasure, which is like trying to put gates around a field.  Desire is the engine of the universe, the origin of man and his end, and there is nothing we can do against it."

In his books, Sade took to the extreme in relation of all known fantasies within the realm of sexuality.  The strangest combinations and atrocious perversions have been described in his texts.  He touched upon such diverse and perverse themes such as pederasty, orgy, fetishism, adultery, fellatio, homosexuality, coprophilia, torture, murder, masochism, sadism.  It can be said that Sade was first and foremost a total nihilist.  For Sade profligacy is the total surrender of the senses, which means going beyond all the frontiers, the arrogant contempt against any kind of prejudice, the rejection of any form of worship, representing the most profound horror to moral norms.  In 1777, Sade was imprisoned in the Bastille, where he spent 13 years, being released at the outbreak of the French Revolution.  Also in 1801 he was imprisoned again in an asylum where he died suffering from mental dementia in 1814.  Conclusion, for me, Sade has been and will be the most controversial philosopher of any era in the world, even though I do not concur with his nihilistic madness and perversions.

6 comentarios:

  1. Y lo que ha quedado para la posteridad, como pretendido resumen de lo que significó el marqués, es la palabra sadismo, de tan peyorativo significado.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la presentación, me quedo con la triste sensación de que fue un hombre acosado por reverenciar durante su vida la libertad. Aunque no he leído sus escritos, lamento sus sufrimientos,

    ResponderEliminar
  3. A ver, muy bien de la olla no estaba, porque lo del crimen o la tortura dentro de la sexualidad entra dentro de lo que es una patología, además de una hijoputez.

    No estoy de acuerdo, en absoluto con sus planteamientos ni con su idea de la libertad. La libertad solo referida al sexo es una esclavitud, como cualquier otra. Y Sade todo lo refería al sexo, en fin que sí, que reconozco que existen los come-m*erda y que por mí como si se operan, mientras que no salpique...

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero él practicaba todas esas cosas?. Porque si es así tenía que estar muy mochales.
    Yo es que los filósofos, no...
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  5. Vamos, lo que viene siendo un señoritingo guarro de toda la vida...el tío era un cerdo y además causó la muerte de alguna con sus experimentos (un precursor del uso de la burundanga, entre otras barbaridades varias), por otra parte tiene seguidores entre los ricachos progres que luego presumen de ser antisistema, parece que la cosa no ha cambiado excesivamente pese a las guillotinas

    ResponderEliminar