Mi Blog

Mi Blog

miércoles, 25 de julio de 2012

ESPAÑA - EL ABISMO EN OTOÑO


(Estaré de vacaciones durante unos días)
¿Quíen nos iba a decir a nosotros, los Iberos, que la ingrata y vieja Europa nos volvería a dar con las puertas en las narices, en lo concerniente a la debacle económica actual?  Pero una vez más deciden que nos hundamos en el abismo del próximo Otoño, como tantas veces ocurrió en el pasado de nuestra historia.  Nunca nos perdonaran nuestra inquebrantable decisión de llevar la palabra de Cristo más allá de los mares.  Siempre nos traicionaron cuando más en peligro estaba La Cristiandad.  Repasemos un poco la historia y tendremos innumerables ejemplos, uno de ello seria La Batalla de Lepanto, en donde franceses como alemanes deseaban la victoria de la media luna turca, al triunfo de la católica España.  Siempre hemos sido despreciados, porque hubo un tiempo en que nuestra gesta y gloria era difícil de tragar para el resto de Europa.  Porque con ahincó y fe emprendimos la proeza de evangelizar un nuevo Continente llamado América.  También porque supimos luchar, vencerles y rescatarles de las garras diabólicas del Protestantismo, Luteranismo y Calvinismo.  Eso le sigue escociendo a día de hoy.  Ése odio aun supura en sus venas.  Ahora en estos nuevos y duros tiempos, nos vuelven a poner contra la pared.

Lo más doloroso es que no tenemos nadie de la estirpe de un Don Juan de Austria, un Duque de Alba, si me apuran un Felipe II, y por qué no un militar como Franco.  Púes el abismo se cierne sobre nuestras cabezas.  Y lo único que tenemos es cobardía, mendicidad moral, traición y vileza.  ¿Quién nos devolverá la honra que un dio tuvo nuestra gloriosa patria?  Parece que nadie quisiera levantarse para decirle a la madrastra Europa, hasta aquí hemos llegado.  Ni una humillación más.  Después de todo tenemos la sartén por el mango, así de clarito.  Si quieren un abismo jugaremos a eso.  ¿Cómo?  Muy sencillo, salgamos del Masónico Euro, púes nuestra patria tiene un Continente como aliado, que habla y practica la misma religión.  Me refiero por supuesto a Hispanoamérica.  Reforcemos nuestra alianza económica con los países árabes, claro, para hacer esto se necesita aparte de un líder con cerebro, que tenga algo de testosterona, digo yo.  De momento, pues eso, a marchar al paso de la oca, y saludar de esta forma, Heil Hitler, perdón, quise decir Heil Merkel. 

9 comentarios:

  1. La situación resulta crítica para España. Yo no sé lo que se debe hacer, y me temo que nuestros gobernantes tampoco lo saben. En fin, amigo Agustín, disfruta de tus vacaciones.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Agustín, que tengas buenas vacaciones.
    Y si me permites un breve resumen de tu entrada... "¡Qué buen vasallo si tuviere buen señor!"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pásatelo bien. No sé tampoco cual es la solucción, pero presiento que está en nuestras manos, solo destacar que ahora una alianza con los países árabes es impensable en tanto y cuanto el Islm siempre ha sido el mayor enemigo, no ya de la cristiandad, sino de Occidente.

    ResponderEliminar
  4. Qué disfrutes.
    Lo de nuestros colegas europeos no se entinede.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez por eso se ponen en manos del Islam. Pero mi pregunta es ¿Qué harán cuando el Islam les domine a ellos, buscarán nuestra alianza? Nunca el Islam lo tuvo tan fácil, ocupar sin pegar un tiro, están que brincan de alegría.
    Felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  6. Ya veremos algún día la luz por alguna parte, disfruta de tus vacaciones, un saludo Agustin.

    ResponderEliminar
  7. Temo que ya sea muy tarde para cambiar el tablero de juego, nos han tocado las negras y ahora hay que saber mover las fichas. Por otra parte no olvidemos que la culpa es de los mentirosos que nos hablaban de la libertad, mientras se gastaban nuestros ahorros.

    ResponderEliminar
  8. Que tengas unas felices vacaciones, y que al regreso de ellas estemos todavía aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Felices vacaciones, Agustin.
    Ahora que he vuelto yo, otros se van. Así es la vida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar