Mi Blog

Mi Blog

jueves, 28 de junio de 2012

MODERN TIMES - MUSIC! WHAT MUSIC?


Como un dinosaurio con 66 años, hoy me tomo la molestia de opinar sobre la música actual.  Y la verdad me quedo más que perplejo ante la nueva hornada de pequeños ídolos con pies de barros que nos invade con sus melifluas vocecillas.  Lo que más me llama la atención es la manía que tienen todos de tocarse los genitales durante su actuación.  Parece que todos quisieran imitar al malogrado Michael Jackson, aunque este también se pasaba tocándose sus partes intimas, digo yo.  Tomemos como un ejemplo al nuevo astro el adolecente blanco Justin Bieber.  Este jovencito se pasa todo el tiempo que dura una canción tocándose vulgarmente el paquete y jadeando mil veces, Baby, Baby, o en su caso su grandioso éxito Boyfriend.  Eso sí, rodeado de macizas bailarinas.  Claro que la que se lleva la palma de la ambigüedad esta es sin duda Lady Gaga.  Esta, para no ser menos, se toca la vagina con una impunidad absoluta, lo cual puede haber sido el motivo para su cancelación de su concierto en Yakarta en Indonesia.

Otro caso para estudiar seria el resurgimiento de Madonna que con sus 54 anitos, se planta en el escenario cual una rejuvenecida Lolita, para mostrarnos parte de su anatomía entre jadeos y poses sexual.  Púes bien, a todo esto se le denomina música.  También están los malditos músicos de rap que ostentan costosas cadenas de oro y anillos de diamantes.  ¡Qué gran diferencia con el ritmo frenético del rey del soul, James Brown, que con su famoso tema Sex Machine puede hacer bailar a los muertos!  Claro, yo al quedarme anclado en los sesentas, he decido no participar de estas nuevas innovaciones musicales, púes de ahí no me mueve ni Dios.  Mas lo que de verdad me hace volar es el sensual y romántico sonido del saxofón de Dexter Gordon.  ¡Dios santo!  Qué manera de sonar en una noche de invierno, con una botella de bourbon y la suave compañía de una hembra de verdad, de esas que rezuman lujuria por sus poros.  Eso es lo que para mi representa la música en sí, el despertar de mi libido dormido o en su caso una fuerte tristeza al escuchar el llanto roto del Camarón de la Isla.  Para mí, la música siempre fue algo que me hacia sentir.  En fin que no encuentro consuelo con esta nueva y clónica generación de mediocres cantantes que me ha tocado presenciar antes de mudarme a otros mundos.  Es por eso que me voy un rato a volar con el rock psicodélico de Jefferson Airplane.

As a dinosaur at 66 years of age, today I’ll like to take the trouble to comment on pop music.  And the truth is that I'm more perplexed than before with the new batch of young idols with hardly any talent that invade the airwaves with their flimsy vocals.  The thing that strikes me most is how every one of them seem to be obsessed with touching their genitals during their performances.  It seems that everyone likes to imitate the ill-fated Michael Jackson, who had done his fair share of playing with his intimate parts.  Take as an example the new astro white teen Justin Bieber.  This youngster spends most of the duration of his song touching his own package and gasping a thousand times, Baby, Baby, or in the case of his other big hit, Boyfriend.  And yes, always surrounded by a group of sexily-clad dancers.  Of course, the singer who takes the crown for ambiguity is without a doubt Lady Gaga.  Not to be outdone, she is known to touch her vagina with absolute impunity, which may have been the reason for the cancellation of her concert in Jakarta, Indonesia.

Another case in point is the resurgence of Madonna, who has exploded on the music scene as a rejuvenated Lolita at 54 years old, seriously, just to show us part of her anatomy between gasps and sexual poses.  Well, all this is being referred to as music.  We also have the damned rappers showing off their expensive gold chains and bling.  What a huge difference compared with the frenetic rhythms of the King of Soul, James Brown, who with his famous anthem Sex Machine, could even make the dead come to life and put on their dancing shoes!  Of course, in my case, being anchored in the 1960s, I have decided not to participate in these new musical innovations, and not even God can shake my resolve.  But what really makes my spirits soar is the sensual and romantic sound of the saxophone by Dexter Gordon.  Holy God!  What sweet vibrations on a winter’s night, with a bottle of bourbon and in the company of a true woman, exuding lust through the pores.  This is what music represents for me, yes, the awakening of the sleeping libido, or in some cases the overwhelming sadness when I listen to the painful cries of Camarón de la Isla.  For me, music has always been something to be felt.  I can't find any comfort with this new, cloned generation of mediocre singers; singers that I have been forced to endure before moving on to other worlds.  And due to this reason I would now choose to soar a while to the psychedelic rock of Jefferson Airplane.

12 comentarios:

  1. Siempre sospeché, amigo Agustín, que, quien tiene la costumbre de llevarse la mano, en público, al "empaquetado", lo hace por mera cuestión de comprobación. En el fondo, sospecha que puede haberlo perdido.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues que razón tienes pero también hay ahora otras músicas no tan comerciales que animan el espíritu.

    ResponderEliminar
  3. Por mí como si se operan, mientras no salpique y se dediquen a mofarse de los cristianos. El problema es que, por desgracia, esta gentuza tiene un público. Eso es lo preocupante.

    ResponderEliminar
  4. A mi cuando hacen eso de tocarse en público y de esa forma no me gusta para nada, me da igual el cantante que sea, es una falta de respeto y educación, pero claro, si se fuman algún porrito de más no se enteran de lo que hacen, o si se enteran pero les da igual.
    Sobre la música bueno, a cada uno le puede gustar un estilo de música, yo al ser mas joven es normal que me guste la música de los años 70, 80, y 90, pero también me encanta las de los años 60.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Perdón edito:

    ¡Joder!. ¡Agustin!.

    A tí te gusta provocar... O yo me siento provocada...

    Mira a mí el desgraciao de Michael Jackson ni me lo toques, que sería todo lo que tú digas y te salga de los cojinetes, pero era y es un verdadero genio. Es como meterse con Freddy Mercury. De hecho tengo una anécdota por contar en el blog con un periodista cronista del ABC de Sevilla y funcionario del Archivo de Indias que ya la pergeñaré porque hasta cierto punto es delicado para que no me reconozcan los de aquí.

    Es que el tío dió la nota hace... Puuuuf... el tiempo de los dinosarurios...
    Te doy una pista. El susodicho periodista tituló su artículo de crónicas sevillanas hace la tira ya de años en ABC Sevilla.. "Freddy hortera mercury"...

    Las cartas al director de dicho diario "acolasaron" la "centralita" que diría un Lopera der beti.
    La mía fue la más hiriente y el tío respondió. De hecho el ABC la publicó para recochineo y disfrute del personal adepto al marica de nacionalidad inglesa con más talento que haya podido, hasta ahora, verse en el mundo del rock sinfónico, pop y rock and roll... Es que el diario no se pudo sustraer a publicarla por como ponía yo a este individuo...
    Desde entonces, al "funsionario periodista del archivo de Indias", lo sigo viendo en persona, ni él ni yo nos hablamos y nos cruzamos miradas de desprecio.
    Jackson era un despreciable pederasta, pero su talento no puede ponerse en tela de juicio al igual que Mercury. Es como ponerse en contra de Wagner, por muy nazi que fuera, tenía talento. Total.... Nazi era Von Braun y los de yanquilandia lo aprovecharon...
    Completamente de acuerdo contigo en cuanto Justin Bieber, Dexter Gordon, James Brown... Aunque no son de mi generación, me gustan mucho, muchísimo.(en mi familia hay tradición musical...)
    Madonna es tan oportunista que es "amerricana" que se ha hecho discípula de la displína mística judaíca del "recibir". ("qabbalah"; fonéticamente hablando en inglés)
    Me da igual como la pongas, es como la señora "Cliiin-Toooon"... (ding dong)

    Y ya que te gusta el flamenco de la mano de ese santo gitano gaditano consumido en la heroína... Camarón de la Isla... Si quieres profundizar en el arte del cante jondo te doy un blog de alguien "muy peculiar"...

    http://lagacetilladesevilla.blogspot.com.es/

    Te advierto que es demasiado especial, no contesta a nadie, pero tiene una serie de posteos muy valiosos, ciéntificamente hablando y es un experto en cante jondo.

    Un abrazo fraternal. Tu post me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no era mi proposito provocar a nadie.Es que de siempre fui un inconformista,Y ya ves que me catalogo de dinosauro.Aun asi desde luego que me gusta Michael Jackson.un saludo y no sea usted tad severa conmigo.un abrazo.

      Eliminar
  7. AGUS, tienen su ingente de seguidores, mal que te pese.

    ResponderEliminar
  8. Hay opiniones para todo y de todos los gustos, es lo que tiene publicar las cosas y tenemos que estar preparados para lo que nos venga ya sea en positivo o en negativo de ese comentario , a mi me encanta Michael Jackson pero tampoco hay que ser tan radical en la respuesta que hizo nuestra amiga Eleonora, en fin, ánimo Agustin y ha seguir así de bien, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Buenos días Agustin.

    Perdón si me he expresado con demasiada ironía, para nada tenía intención de ser dura con el autor del post ni con nadie, sólo he bromeado un poco. De hecho me ha encantado el post y así lo dije.

    Abrazos y discúlpen si alguno se ha sentido mal con mi comentario.

    ResponderEliminar
  10. Para mi esta usted mas que disculpada,Soy yo que a veces soy muy susceptible,Sera cosa de la edad digo yo.un calido y afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ya sabes que para gustos los colores, música buena y mala la hubo, la hay, y la habrá en todas las épocas...

    Otra cosa ya es que tienes toda la razón en cómo abusan algunos de la procacidad y el mal gusto etc para ganar notoriedad y que se hable de ellos, y en particular me molesta que lo hagan aquellos a quien no les hace ninguna falta porque no carecen de talento como la guarra de Madonna, a esos los tengo proscritos y jamás les compraré nada.

    ResponderEliminar