Mi Blog

Mi Blog

viernes, 9 de agosto de 2013

PASIÓN Y MUERTE DE DANIEL PELKA


Se llamaba Daniel Pelka y murió tras un largo y silencioso calvario, a la tierna edad de cuatro años.  Sus verdugos, aunque pueda parecer mentira, eran su madre y su vil padrastro.  Me pregunto cómo la pena de muerte no se aplican a estas alimañas.  El caso de este ángel rubio de tan corta edad, tiene todo el horrible contenido de una historia de terror.  Sus demoniacos padres infligían todas clases inimaginables de sádicas torturas a este ruiseñor, ya fuera con duchas de agua helada, encerrado sin comer y a oscura.  Lo mas increíble el chiquillo sufría de vez en cuando la tortura llamada la bañera, que consistía en tener al inocente niño con la cabeza sumergida en agua.  Éste chiquillo pasaba hambre física y cuando iba a la guarderia, tenia que buscar en los cubos de basura algo para saciar su hambre atroz.  En la guardería nadie se daba cuenta del calvario de esta pobre criatura.


Y eso que su aspecto físico era lo mas parecido a un niño algo mas que desnutrido.  La muerte de este chiquillo terminó al fin, al recibir por parte de su malvado padrastro un golpe en su cabeza.  Los médicos forense que examinaron el cadáver de este inocente ruiseñor, admitieron que tenia la columna vertebral encorvada y sus costillas estaban salidas.  Éste brutal martirio le ocurrió a Daniel Pelka el pasado año, pero es ahora cuando se ha celebrado el juicio, que ha conmocionado a la ciudad de Birmingham y al resto de Inglaterra.  Las hienas que cometieron este monstruoso crimen son un matrimonio polaco.  Una vez mas Dios en su infinita bondad y sabiduria, dotó de una forma humana, un alma y una conciencia, a esta pareja de escorpiones.  Luego una vez mas alguien se equivocó,  o Dios o esta pareja de humanos. 

4 comentarios:

  1. Para mí, la pena de muerte tiene sentido en algunos casos, éste es uno de ellos.

    ResponderEliminar
  2. Aunque no lo castigen con la pena de muerte,desde luego su vida en la carcel sera un verdadero infierno,un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Lo que me llama la atención es :

    ¿ Nadie sospecho algo raro?.
    O miraban para otro lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy por desgracia, a casi nadie le importa las desdichas de otros,un saludo,

      Eliminar