Mi Blog

Mi Blog

jueves, 6 de diciembre de 2012

PHILOSOPHY - A LITTLE OF VOLTAIRE



A esta altura de mi vida, ¿qué más puedo decir sobre la influencia del filosofo francés Voltaire en mi forma de ver y comprender a los seres humanos?  Para mí fue un gran descubrimiento conocer y poder leer  los textos de Voltaire a la temprana edad de 17 años.  Fue tras mi salida abrupta del Seminario por motivos familiares que el destino me dio la oportunidad de descubrir a este filosofo, algo que no hubiera pasado si los caminos del sarserdocio no me hubieran sido negado.  Para muchas personas aun hoy en dia, encuentran condenable el acerado y sarcástico estilo de Voltaire.  Sin embargo para mí con el paso del tiempo, me resulta cada vez más comprensible y ameno.  Les dejo con un texto de su gran obra, El Diccionario Filosófico:

PARAÍSO
La palabra «paraíso» es una de las que más se han separado de su etimología. Sabemos que originariamente significaba un sitio plantado de árboles frutales; luego se llamó paraíso a los jardines que tenían árboles que hacían sombra. Así se llamaron en la antigüedad los jardines de Sahara hacia Edén, de la Arabia Feliz, que fueron conocidos mucho tiempo antes que las hordas de los hebreos invadieran parte de la Palestina.

La palabra «paraíso» sólo es célebre para los judíos en el Génesis. Algunos autores judíos hablan de jardines, pero ninguno de ellos dijo una palabra del jardín que se llamaba paraíso terrestre. ¿En qué consiste que ni los escritores ni los profetas judíos citaron nunca el paraíso terrestre, del que nos ocupamos nosotros todos los días? Como esto casi es incomprensible, hizo creer a sabios audaces que el Génesis se escribió mucho más tarde.

Los judíos no tomaron nunca ese vergel, esa plantación de árboles, ese jardín, por cielo. San Lucas es el primero que designó el cielo con la palabra «paraíso», cuando Jesucristo dijo al buen ladrón: «Tú estarás conmigo hoy en el paraíso.» Los antiguos dieron el nombre de cielo a las nubes; esa denominación era impropia, porque las nubes tocan en la tierra por medio de los vapores que las forman; y cielo es una palabra vaga que significa el espacio inmenso, en el que giran multitud de soles, de planetas y de cometas; de ningún modo se parece a un jardín.

Santo Tomás dice que hay tres paraísos: el terrestre, el celeste y el espiritual. No alcanzo a comprender la diferencia que haya entre el espiritual y el celeste. El vergel espiritual, según Santo Tomás, es la visión beatífica; pero eso es precisamente lo que constituye el paraíso celeste, el goce del mismo Dios. No me tomaré la libertad de disputar con el ángel de las escuelas, y me concretaré a decir: ¡Dichoso el que puede estar eternamente en uno de los tres paraísos!

Algunos sabios curiosos creen que el jardín de las Hespérides, que vigilaba un dragón, era una imitación del jardín del Edén, que tenía por guardián un buey con alas o querubín. Otros sabios más temerarios todavía se han atrevido a decir que el buey era una mala copia del dragón, y que los judíos fueron siempre rústicos plagiarios; pero esto es blasfemar, y esa idea no puede defenderse.

¿Por qué se ha dado el nombre de «paraíso» al último piso de los teatros? ¿Se les ha dado este nombre por ser el sitio más barato y donde mejor pueden ir los pobres, por creer que en el otro paraíso hay muchos más pobres que ricos? ¿Se les ha dado este nombre por ser el sitio más alto, como para significar que es el cielo? Hay sin embargo mucha diferencia entre subir al cielo y subir al paraíso de un teatro.

14 comentarios:

  1. El paraíso de los teatros ¿Sera porque allí los pobres tenían un techo, no pasaban frío ni se mojaban y ademas podían escupir o mear en el suelo, useasé hacia abajo?.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Vaya mala uva que se gastaba Voltaire.Aun asi me gusta su sabia interpretacion del Paraiso,un saludito,

    ResponderEliminar
  3. A mi, lo que más me atrae de este representante la la Ilustración es su defensa incondicional de la tolerancia, en una época en que la opinión ajena tenía muy poco valor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun con su ateismo hay que reconocer la tolerancia a nivel religioso de Voltaire,un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Menudo salto diste, amigo Agustín, con 17 años, pasando del calor maternal de la madre iglesia al frío de uno de sus mayores demonios declarados!
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tio Chinto mi salto fue de la hostia.Pero siempre respetare a cualquier tendencia religiosa.un saludo,

      Eliminar
  5. Agus, una preciosa lección de historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mamuma,Pero la leccion de historia es prestada de monsieur Voltaire,un saludo.

      Eliminar
  6. Pues como paraíso, tenemos el mejor ejemplo de todo lo contrario, con la situación de esto que se llamo España. El mejor y mayor teatro de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de nuestra amada patria amigo Dorama.Es un infierno de no te menea,un saludo,

      Eliminar
  7. Pese a su indudable categoría intelectual, fue uno de los grandes impulsores de la leyenda negra anti-española. Además de un rabioso anticlerical. Por otra parte, disfruté mucho con su Cándido, y su defensa del buen salvaje en El Ingenuo.

    FugisaludoS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no fue un gran amigo de nuestra patria.Pero la delicia de leerle no tiene precio,un saludo.

      Eliminar
  8. Su calidad literaria inenegable, su altura inelectual, evidente.
    Dicho esto, comparto lo apuntado por El Fugitivo sobre su inquina a España y propagación de la leyenda negra y lo pernicioso -por estúpido,pueril e infantiloide-, del concepto del "buen salvaje" del que hizo acopio la izquierda y la progresía y del que emana el "buenismo" tontorrón y complaciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo no podia ser bueno en Voltaire.Se supone que no solo las personas de izquierda leeran a Voltaire digo yo,un saludo.

      Eliminar