Mi Blog

Mi Blog

miércoles, 1 de agosto de 2012

MODERN TIMES – EUTHANASIA, WHY NOT?


Cuando se oye la palabra Eutanasia, de golpe se encienden las alarmas, y cada cual pone su pasión en defender o atacar este tema.  En mi caso siempre he tenido, como en lo que compete a la Religión, mi propia opinión, pues es algo que solo concierne al interesado.  Claro es más que comprensible que a un enfermo en fase terminal, por inmensa piedad a su dolor, y con su propio permiso, se le ayude a salir de este valle de lagrimas.  Otra cosa distinta es que los gobiernos de turno deseen deshacerse de personas mayores con problemas mentales o Alzheimer, como parece que ocurre en la muy civilizada y luterana Holanda.  Púes eso ya lo practicaron los malvados nazis, digo yo.  En lo que sí estoy de acuerdo es que si una persona está cansada de vivir y carente de ilusión por seguir en esta vida, con su consentimiento pidiese la Eutanasia se le concediera, después de todo a nadie hace mal.  Púes si hemos venido a este mundo sin nuestro consentimiento, es más que justo abandonarlo con nuestro propio consentimiento.

Pero no, Papá Estado y su aliado la Religión dicen que usted tiene que agotar hasta la ultima gota de su vida.  Eso sí, los muy hipócritas permiten que una vida de 26 semanas, en el caso del Estado, sea sacrificada a través del aborto gratuito.  El derecho a morir, según mi opinión, es una exigencia Ética, no se refiere al morir en sí, sino a la forma y razones de y para morir.  Púes una vida en determinadas condiciones es indigna, así como tenemos un derecho a vivir con dignidad, ¿por qué no tener un derecho a morir dignamente?  Conclusión, la actual crisis económica con su secuela de insoportable austeridad no deja de ser una forma sibilina de Eutanasia, que los gobiernos imponen a sus súbditos.  Eso sí, las muertes en estos casos son por marginación, alcoholismo, drogadicción, y lo más vil, por la perdida de la dignidad humana.

When one hears the word euthanasia, alarm bells go off, and everyone gets worked up in defending or attacking this issue.  In my case I have always, when it comes to the realm of Religion, held the view that it is something that should only concern the ailing individual person.  Clearly it is more than comprehensible that when a patient is terminally ill, as a demonstration of immense mercy to his pain, and with his own consent, that he or she be assisted to escape from this valley of tears.  Another related issue to that of euthanasia is the way how some governments try to rid themselves of the burden of the elderly with mental problems or Alzheimer’s; this is happening even in the very civilized and Lutheran Holland.  Well, let’s be reminded that this was practiced in Nazi Germany as well.  Yes, I fully agree that if a person is tired of living and devoid of hope to carry on living, with his consent and upon his request, euthanasia should unequivocally be granted, after all, no other party gets hurt.  If we have come into this world without our consent, then all the more just we should be given the choice to abandon it with our own consent.

But no, the State and its ally, Religion says that one has to live until his very last breath.  At the same time, the hypocrites will allow that a new life of 26 weeks be terminated legally through a free abortion subsidized by the State.  The right to die, in my opinion, is an ethical requirement; it does not only refer to death itself, but to the manner of dying and reasons for it.  Living a life under certain adverse conditions is simply not worth it; just as much as we should have the right to live with dignity, why shouldn’t we also have the right to die with dignity?  In conclusion, the current economic crisis with its consequences of unbearable austerity continues to be a cryptic form of euthanasia that Governments impose on their subjects.  In these cases, the deaths are via marginalization, alcoholism, drug addiction, and the vilest of all, the loss of human dignity.
Original
MODERN TIMES – EUTHANASIA, WHY NOT?

5 comentarios:

  1. Sin duda el tema de la eutanasia es bastante controvertido. Si como bien dices "ya que no decidimos venir a este mundo el abandonarlo debe de ser a nuestro gusto", lo malo de esto, es que nosotros estémos en condiciones mentales para pedirlo o exigirlo. Si la obligación del Estado es velar por el bienestar del individuo, debe de ser muy evolucionado para admitir la Eutanasia sin cortapisas. La Eutanasia la decide el individuo no el Estado, si la decide éste ya sabemos todos como se llama...

    Un abrazo grande,

    María Eva.

    ResponderEliminar
  2. Pues es será el problema, que los indignos tienen la fuerza y los indignados llevamos la peor parte.

    ResponderEliminar
  3. Cuando el Estado legisla sobre estos temas ya podemos echar a correr, nunca lo hace con parcialidad ni por la gente.

    Debo reconocer que existen situaciones tremendas en las que un ser humano puede desear morir, pero es preferible esto a una ley de Eutanasia que abra la veda de la muerte de ancianos o enfermos a causa de patologías que sí admiten paliativos.

    ResponderEliminar
  4. Pero a los paliativos ahora se le llama muerte digna, es decir, te envian al otro barrio. Lo cierto es que, llegando a una edad, si aún tienes la mente bien, tienes que estar muy mal para que te ingresen en un hospital, porque una vez dentro ya no sabes si te sacarán en una caja de pino por tu voluntad o la fuerza

    ResponderEliminar
  5. Lo que es realmente pavoroso de imaginar es al que convencen que determinadas personas no vale la pena dejarlas con vida. Ese firma su sentencia de muerte "voluntariamente"?.
    La todo poderosa maquinaria de propaganda del Estado en cuanto se ponga manos a la obra, la mentalidad "aperturista" sobre la Eutanasia será un hecho. Si no lo ha hecho todavía es por cuestiones economicistas y prácticas, pero por velar por nuestro bienestar?.
    Nunca ha sido así.

    Saludos.

    ResponderEliminar