Mi Blog

Mi Blog

lunes, 6 de agosto de 2012

ANIMAL KINGDOM - THE SUFFERING


Algunas veces se han preguntado cuando un incendio devora los bosques, en su caso provocada por la mano del hombre, o alguna otra catástrofe de la naturaleza como terremoto o inundaciones, cómo esta afecta a los animales que viven en esas habitas.  La verdad, para ser honesto, solo una ínfima minoría pensamos en ellos, ya sea por inercia o egoísmo.  Solo vemos las perdidas materiales o las victimas mortales de tales siniestros.  ¿Más quien se acuerda de perros, ovejas, vacas o cualquier otra clase de animales, que perecen entre horribles quemaduras o ahogados en tales sucesos?  Por eso me digo que al carecer de nuestra inteligencia y racionalidad, ellos están más expuestos que nosotros.  Esto me subleva y me interrogo sobre el por qué del sufrimiento en el reino animal.  ¿Quién diablo dictaminó su interminable padecimiento, ya sea en un matadero de Chicago, la matanzas de focas en Canadá o la matanza del cerdo en un pueblo de Castilla?  Púes son pocos los animales que se libran de esta injusta forma de vivir.

Da la impresión que tanto si fueron creados o si  evolucionaron, el destino para ellos es terminar en nuestros estómagos o para servir para nuestros egoístas beneficios.  Intenten ver algún programa sobre el rescates de los animales de las garras de sus indeseables amos.  Les aseguro que es para sentir vergüenza total.  ¿Cómo se puede provocar un sufrimiento tan vil y de manera tan torpe hacia ellos?  Es por eso que cuando juego con mi gata Bola de Nieve, mientras le acaricio suelo decirles, ¡Qué bien vives, bandida, y que felicidad y paz me das a mi, el más misántropo de los hombres!  Púes mi gata tiene el milagroso don de redimirme de mi aversión hacia el resto de los humanos.  Ella la dulce Bola de Nieve me hace ser más noble.  Una vez más, gracias Bola de Nieve, por tu compañía y fidelidad.  Y perdón en mi nombre a todos los que por falta de sensibilidad, hacen sufrir a gatas como tú y a toda la inmensa legiones de animales que pueblan este mundo.  Esperó que un día cuando ni tú ni yo estemos en este planeta, el destino nos vuelva a unir en un lugar más agradable que este, por donde transitamos ahora.

Sometimes I wonder, when a fire devours forests, in many cases caused by humans, or any other natural disasters such as earthquakes or floods, how this affects the animals that live in these habitats?  The truth, to be honest, only a tiny minority think about them, due to maybe inertia or selfishness.  The majority only sees the material damages and the casualties.  Few will remember the dogs, sheep, cows or any other kind of animals that die from horrible burns or drowning in such catastrophes.  Due to their lack of intelligence and rationality, these animals are infinitely more vulnerable than us humans.  This idea revolts me and I wonder, why must there be this kind of suffering in the animal kingdom?  Who in this universe had dictated the order of existence, in a way whereby there is endless suffering, be it in a slaughterhouse in Chicago, or in the seal hunts in Canada or the slaughter of pigs in a village of Castile?  Well, very few animals are spared the unjust consequences of destiny.

It gives the impression that, whether it be through creation or evolution, the final destination for many animals would be to end up in our stomachs or for our own selfish gains.  Just watch a documentary on the rescue of animals from the clutches of their negligent masters.  I assure you it will make you feel complete shame on their behalves.  How can they cause suffering so vile and so cruel upon the animals?  That is why when I play with my cat, Snowball, I tell her while I caress her, “What a wonderful life you lead, little bandit, and what happiness and peace you have given me, a man prone to misanthropy!”  Well, my cat has been bestowed the miraculous gift of being able to redeem myself from my distaste for the rest of the human race.  The sweet Snowball makes me want to be a more noble being.  Once again, thank you, Bola de Nieve, for your company and fidelity.  And forgive other human beings for their lack of sensitivity, who have caused suffering upon other cats like you, not to mention the vast legions of animals that inhabit this world.  I hope that one day we both will find ourselves in another realm, much kinder than the place where we now inhabit.

6 comentarios:

  1. Gran verdad la que expones, amigo Agustín. El llamado rey de la creación no se apiada de sus muchos súbditos.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco comprendo el desprecio que muchos manifiestan con sus acciones hacia el resto de los habitantes de este planeta, que han evolucionado hacia otras formas de vida, más acordes con el sostenimiento de los recursos y se han adaptado a un entorno que nos empeñamos en destruir.

    ResponderEliminar
  3. Yo sí que lo pienso, lo de los animales en los incendios. No es solo por la destrucción de la fauna en sí sino por el sufrimiento y la pérdida. Mis mascotas son parte de la familia, su cariño es incondicional y por eso mismo los tienes que querer. Tambien se sufre cuando se van..

    ResponderEliminar
  4. Mi hija mayor y yo estamos enganchadas a Discovery max, donde hay un programa que se dedica a recoger animales abandonados y maltratados. A veces se nos cae el alma a los pies viendo la poca o nula sensibilidad de sus dueños. No comprendo para que quieren animales si no quieren cuidarlos. En estos momentos tengo cuatro gatos en casa, todos ellos callejeros(dos de mi hijo que me los trajo de veraneo, y dos mios. El último fichaje, que tiene dos meses, lo recogí en la calle). Y como dice Candela, cuando se te van, vaya si sufres.

    ResponderEliminar
  5. Apreciado Agustín, ciertamente hay que ser muy burro para pensar solo en lo material, que los hay....

    Quiero a los animales y a las personas y con ello respeto todo lo posibles mi entorno como lo que me rodea, quiero decir que personalmente si caigo en ese detalle.

    Un abrazo cordial Agustín

    ResponderEliminar