Mi Blog

Mi Blog

lunes, 20 de febrero de 2012

AFRICA – Vermin against the Elephants

Grupos de alimañas salvajes portando armas automáticas como fusiles Kalasznikow y afilados machetes, entraron impunemente en el parque nacional de Bouba Ndjida en Camerún y han masacrado a más de 200 magníficos y nobles ejemplares de elefantes, lo que representa un tercio de la población que vivían pacíficamente en dicho parque.  Las bandas de alimañas que han cometido esta matanza son procedente de países como el Chad y Sudan, sin un átomo de piedad estos hijos de la gran puta.  Fusilan y decapitan a los elefantes para quitarle sus colmillos de marfil.  Las alimañas suelen ir en grupos de seis o siete y siempre ayudado por la escoria que viven allí.  Una vez que los elefantes han muerto después de 2 horas de insufribles agonía, las alimañas reparten la carne a la turba que lo recibe como si fuera la mejor carne, servida en un restaurante de la guía Michelin.  Y la verdad, la chusma devora esa noble carne inmolada horas antes con gran avidez.  Toda esta repugnante matanza se mueve por el deleznable trafico del marfil.

Ya el año pasado se pudieron confiscar más de 23 toneladas de colmillos de elefantes en los aeropuertos de todo el mundo.  Esto equivale a 2,500 elefantes masacrados.  Asia es sin duda el principal cliente de esta mierda de comercio, siendo la democrática China el mejor cliente.  Las alimañas con la venta del marfil pueden comprar más armas, y de esta manera seguir las matanzas entre ellos.  Y de camino matan también a estos animales, que por supuesto son mejores que ellos.  El precio de un kilo de de marfil en 1989 era de 100 dólares en el mercado negro.  Éste año se está pagando a 800 dólares el kilo.  Como pueden comprobar el negocio marcha viento en popa.

Cada año mueren masacrado 25,000 elefantes.  Hace 20 años la población de elefantes era de 4 millones de ejemplares.  Hoy en día no llegan a los 600,000.  Pero Usted, tranquilo, y haga su donativo para los niñitos africanos que no tienen agua potable que beber.  ¿Qué lastima, no?

Wild vermin carrying automatic weapons and rifles Kalasznikow and sharp machetes, entered the National Park of Bouba Ndjida in Cameroon with impunity and massacred more than 200 magnificent and noble elephants, which represent a third of the elephant population that live peacefully in this park.  The gangs of poachers who  committed this massacre are from countries such as Chad and Sudan; vermin without an atom of compassion.  They slaughter and decapitate the elephants to remove their ivory tusks.  The vermin usually work in groups of six or seven and are always aided by the corrupted  scum who live there.  Once elephants have died after 2 hours of agony, the varmints distribute their meat to the mob who then send it to the best restaurants in the Michelin Guide.  And the truth: the rabble then devours the meat of this noble animal with great avidity.  All this nasty killing is motivated by the despicable trafficking in ivory.

Last year more than 23 tons of tusks of elephants were confiscated at airports around the world.  This amounts to 2,500 slaughtered elephants.  Asia is undoubtedly the main customer of this shitty trade, democratic China being the best customer.  The vermin, through the sale of the ivory can buy more weapons, and thus continue with the killings among them.  And of course they also continue with the massacre of these animals, who are better than them in every sense.  The price of a kilo of ivory in 1989 was $100 on the black market.  This year people are paying $800 per kilo.  As you can see business is booming.

Each year these poachers massacre 25,000 elephants.  20 Years ago the population of elephants was 4 million.  Today there are less than 600,000.  But then, of course, one can continue to make a donation to the little African children who do not have clean water to drink. Poor children, isn’t it a big shame?


8 comentarios:

  1. Es una verguenza todo esto. También sucedía antes con los gorilas. Lo del marfil es de inmediato fusilamiento de quienes sean pillados asesinando elefantes.

    No oigo por Europa voces de Ecolo-Bobos clamando por la defensa de esos animales, y sí en cambio por los derechos de los perritos-mascotas, o como en mi tierra por la protección de la RANA AUTÓCTONA. Como si las ranas tuvieran razas y nacionalidades.

    ResponderEliminar
  2. Repugna a la razón el hecho de que, para obtener unos kilos de marfil, haya que acabar con unas toneladas de elefante. Pero los salvajes que los matan, amigo Agustín, lo harían igualmente, por sacarle una parte del tamaño de una hormiga, si esa parte se cotizase en el mercado.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con lo que apunta Tio Chinto.
    Estas alimañas descerebradas, analfabetas y salvajes, asesinarían a sus propios hijos si con ello recibieran un puñado de dólares.

    ResponderEliminar
  4. También existe un mercado, el marfil es caro. El que lo adquiere debe ser consciente de a cambio de qué.

    Pobre animales, víctimas de la voracidad de los humanos.

    ResponderEliminar
  5. Por lo que a mi respecta, ni voy a dar ningún donativo ni pienso ser supersolidario osea te los juro. No creo que eso sirva para nada, todo el dinero que se da para esas causas se pierde en el camino... Sólo hay que echar mano de las estadísticas y ver que, con el dinero invertido en solidaridad, algunos paises africanos deberían estar ya a nivel europeo, pero sin embargo siguen de matanzas y destinando todo lo que trincan a comprar armas. Por lo que a mi respecta se pueden ir, alegremente, al guano, ellos y las ONGs de pijos que se van de vacaciones alternativas a esos estercoleros.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado, y me reafirmo cada vez más que no hay otra solución, si se quiere tomar, que intervenir esos países para civilizarlos y acabar con la miseria.
    Mientras que sigan en ese estado de salvajismo provocado por la hambruna y el gobierno de unas bestias sanguinarias que mantienen al pueblo en un estado de prehistoria con lo malo de la civilización, nada cambiará.
    El hambre es mala consejera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Acertado de verdad, pero... ¿Porque no se persigue al comprador igual que al vendedor?¿.

    ResponderEliminar
  8. Están sin romanizar y mucho peor que en tiempos de las colonias, pero la culpa siempre será del "malvado hombre blanco"...

    ResponderEliminar