Mi Blog

Mi Blog

lunes, 9 de enero de 2012

POLITICAL FICTION – A Future Caliphate in 2050


Corría el 2050 y los deseos de la reinstauración del Califato se habían convertido en una cruel realidad.  Una vez más Turquía había cumplido su viejo sueño de volver a ser el poderoso Imperio Otomano que un día fue.  Por su parte la República Islámica de Irán había podido dominar a todos las naciones vecinas.  Entré los dos países de diferentes tendencias religiosa, púes Turquía es sunita y ortodoxa, mientras Irán es chiita heterodoxa.  Se habían repartido el Oriente Medio y el Extremo Oriente.  La vieja y caduca Europa cayó cual fruta madura.  Aunque la maquina militar turco-persa era imparable, no fue necesaria su presencia para doblegar al continente europeo, púes los cimientos de su ruina se había estado gestando desde el temprano siglo veinte.  Debido a que ningún gobierno prestó atención a los fiables análisis de un visionario político como Oswald Spengler, y otros que dieron la voz de alerta en la década de los 80s y 90s.  No le fue nada difícil al fundamentalismo islámico ocupar y asolar Europa, ya desde el 2010 vivían en el continente europeo 50 millones de musulmanes.
Su influencia se fue agigantando ante la pasividad y cobardía de los gobiernos de turno.  Era normal en el 2020 que la Sharia fuese vista como algo políticamente correcto.  Algunos barrios de cualquier capital europea eran totalmente controlados por policías islámicos en el 2035.  El pueblo católico y protestante no veía aun el verdadero peligro.  Fue en el verano del 2050 cuando un virulento levantamiento musulmán atacó y devastó al caduco continente.  Esta vez no necesitaron cruzar el Estrecho de Gibraltar.  El enemigo estaba cómodamente instalado en casa.  Se trataba de una población islámica de 90 millones de personas, que con antelación se habían estado preparando para esta formidable ocasión, que no era otro que la llegada al fin del Califato en la moribunda Europa.  Todos a una e invocando el nombre de Allá, millones de musulmanes se adueñaron de las ciudades mas emblemáticas tales como Paris, Londres, Berlín, etc.  ¿Cómo pudo esto ocurrir?, se preguntan hoy los historiadores.  La verdad es que era fácil de conseguir, pues esos 90 millones de musulmanes era el perfecto caballo de Troya en el vientre de la católica y protestante Europa.  Lo más grave fue la nula resistencia al invasor, algo debido a años de ser políticamente correcto y al nefasto invento de la Alianza de Civilizaciones.
En el 2050 el mundo era completamente musulmán con la excepción de USA, Australia, New Zealand, América del Sur y Central.  Hacia 12 horas que el LSD me había sumergido en esta apocalíptica visión, de cómo seria el mundo en el 2050.  Sin más dilación me encaminé a la playa para nadar un poco, e intenté despejar mi cerebro abotagado.  Conmigo iba mi fiel perrillo Luminoso.
It was the year 2050 and the push towards the restoration of the Caliphate has become a cruel reality.  Once more Turkey has fulfilled its ancient dream of returning the Ottoman Empire to its former glory.  Meanwhile the Islamic Republic of Iran had been able to dominate all the neighboring nations.  The two countries are different in their religious tendencies; Turkey is Sunni and Orthodox, while Iran is Heterodox Shiite.  The Middle East and the Far East had been distributed.  Old and obsolete Europe fell by itself like ripe fruits.  Even though the military pact turk-persian was unstoppable, their presence was not necessary to subdue the European continent, since the foundations for its ruin had already been constructed from early twentieth century. None of the Governments paid attention to the reliable analyses of the visionary politician as Oswald Spengler, and others who had voiced their warnings in the late 80s and 90s.  It was not at all difficult for Islamic fundamentalism to occupy and devastate Europe; since 2010 there had been 50 million Muslims living on the European continent.
Their influence had already been growing due to the inaction and cowardice of the Governments.  It was already normal in 2020 that Sharia be seen as something politically correct.  Some districts of European capitals were completely controlled by Islamic police in the year 2035.  Neither the Catholics nor the Protestants perceived the very real danger.  It was in the summer of 2050 when a rabid Muslim uprising attacked and devastated the obsolete continent.  This time they did not have to cross the Strait of Gibraltar.  The enemy had already been comfortably established on home soil.  There was an Islamic population of 90 million people, who had been preparing for this tremendous opportunity for a long time; this was none other than the advent of the Caliphate in moribund Europe.  All in the name of Allah, millions of Muslims took control of the emblematic cities such as Paris, London, Berlin, etc.  How could this have happened?, many historians today wonder.  The truth is that it was much easier than thought, because these 90 million Muslims were the perfect Trojan horse in the womb of Catholic and Protestant Europe.  There was hardly any serious resistance against the invader, due to years of being politically correct and the futile invention that is the Alliance of Civilizations. 
In the year 2050 the world is entirely Muslim with the exception of USA, Australia, New Zealand, Central and South America.  12 hours have passed since immersing myself, under the influence of LSD, in this apocalyptic vision of the world in 2050.  Without further ado I walked to the beach for a refreshing swim, while I tried to clear my mind.  And close to me was my faithful little dog Luminous.

9 comentarios:

  1. A esto nos están condenando nuestros estúpidos y cobardes gobernantes.

    A ver cuando se enteran de una vez por todas de que el Islam no es una religión más con la que convivir, es un código de costumbres y leyes que ellos están "obligados" a imponer a los no creyentes.

    ResponderEliminar
  2. Suscribo todo lo que dice Doña Candela y añado que ya muchos aisladamente venimos anunciando eso que das por hecho en el 2050, y que se de producirá. Salvo que los israeliés se anticipen y barran del mapa a ambos poderes por armas nucleares. Es la última y única esperanza que nos queda.
    Y la que sugieres tú : emigrar en masa a Nueva Zelanda y Australia.

    ResponderEliminar
  3. De seguir las cosas así, no creo que haya que esperar hasta el año 2050 para que nos invadan las huestes mahometanas. Los respectivos Gobiernos europeos, sin necesidad de acudir a la Alianza de Civilizaciones, está haciendo méritos más que sobrados para que esos sarracenos cojan el mando en Europa. No se como habrá que decirles a nuestros gobernantes que el Islam no es una religión exclusivamente; es mucho más. Es to un estilo de vida incompatible, eso sí, con otras religiones y otras políticas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me temo que no sera necesario LSD para verlo. Los que podíamos guerrear me temo que cada día estamos mas desengañados y desmoralizados. Estos políticos y el sistema de castas corrupta que se tienen montado no motivan precisamente a la resistencia. La mayoría no quiere ver que estamos perdiendo el continente, nuestras creencias, nuestra moral y ética. Todo es relativo, el que la pilla para él es y a los demás que les den. Así caen las civilizaciones avanzadas a manos de bárbaros.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  5. Dentro de poco -si Dios y la coherencia no lo remedian...-, veremos a Turquía dentro de la UE.
    O sea, un país islámico, que no respeta los Derechos Humanos, dentro del corazón de Europa.
    A partir de ahí, las peores pesadillas que relatas en tu post tienen todos los visos de hacerse realidad, ante la laxitud de los dirigentes europeos y norteamericanos.

    ResponderEliminar
  6. Excelente, soberbia entrada para el desarrollo de una novela futurista.

    Cuando la he leído, me has hecho recordar que desde hace un par de años tengo un archivo de Word de 286 páginas e inacabado titulado LA INVASIÓN, que trata precisamente de lo mismo, en esquema, casi calcado a lo que tu has escrito.

    Te ruego que si algún día llego a publicarlo, me autorices a ponerlo de introducción en mi novela, citando por supuesto tu nombre y apellidos.

    Hoy me has hecho feliz, querido Agustín
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Cuanto me gusta esperar la resolución, cuando te metes en estos pantanales. Cualquier día te plagian uno y hacen una película con él.

    ResponderEliminar
  8. Lamentablemente es lo que nos espera. Yo no les hecho la culpa a los gobiernos sino a la población que se ve inirme para sacar el rechazo que lleva dentro a cualquier otra cosa que no sea el modo de vida occidental. Hace ya muchos años que la ausencia de necesidades físicas y la comodidad de nuestro mundo nos condenaron a servir a otro régimen mucho más brutal y asesino cómo el encarnado por el Islam.

    Oscuros tiempos se avienen y sólo podremos anteponer nuestra rabia inutil ante nuestros nuevos amos. Yo por si acaso iré comparndo un ejemplar del Corán y una alfombra por si el plan A fracasa. ¿Que cual es el plan A? A ostia limpia y sin poner la otra mejilla. Aaaamén.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  9. inshallah islam in world 2050

    ResponderEliminar