Mi Blog

Mi Blog

viernes, 11 de diciembre de 2015

ROUSSEAU, UN DEMAGOGO PELIGROSO


Uno de los mas celebres filósofos de la llamada ilustración francesa, fue el desconcertante y demagógico Juan Jacobo Rousseau. Fue este ególatra filósofo en su vida privada, lo más parecido a un pervertido sexual. Predicaba una cosa, pero hacia lo contrario. Sobre los ricos decía, “Los ricos son lobos hambrientos que, una vez que han probado carne humana, rechazan cualquier otro alimento.” Sus contradicciones eran una norma en sus enseñanzas. Un ejemplo al decir esto, “Los frutos de la tierra nos pertenecen a todos, la tierra misma a ninguno.” Sobre las aristócratas, decía, “Me necesitáis porque soy rico, y vosotros sois pobres. Hagamos un pacto, os permitiros que tengáis el honor de servirme condición de que me deis todo lo que os quede en compensación por el trabajo que me tomare en mandaros.”  El libro más polémico de Rousseau fue el Contrato Social.  Bajo el contrato social, el individuo estaba obligado a dejar su vida y pensamiento en mano del Estado.


Lo maligno del contrato social, era que el Estado podía controlar todo el aspecto de la vida económica y social.  Fue tan nefasta la ideología de este demagogo, que sirvieron mas tarde para que se formasen las bases del totalitarismo, tanto comunista como nazista.  El colmo de la adoración por la filosofía de este charlatán de feria, llegó cuando el gran filosofo alemán, Friedrich Schiller dijo lo siguiente, “Rousseau es un alma que evocaba a Cristo.”  Conclusión, nadie en este mundo tiene la potestad de decirnos como tenemos que pensar. Púes la libertad individual es un tesoro que tenemos que preservar, de las demagógicas influencias de cualquier charlatan, digo yo.

8 comentarios:

  1. Por desgracia me da la impresión de que en eso estamos todavía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que abundan hoy son los vendedores de humos.Ya veremos el 20 de Diciembre quien se lleva el gato al agua,saludos,

      Eliminar
  2. ¡Agustín!
    De Jean-Jacques Rouseau, he conocido su parte amable. He leído “El contrato Social” cuando era estudiante, naturalmente los profesores incentivan en los alumnos en aquellos temas o filosofías que más convengan al régimen que esté en ese momento gobernando.
    Nadie tiene derecho a decirnos cómo pensar, pero me temo que sí lo hacen constantemente.
    Utilicé una frase de Rouseau en mi escrito acerca de la desigualdad; creo que debo re-leerlo en esta etapa de mi vida.
    Cordiales saludos, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien comulgaba con las ideas de Rousseau en mi aguitada juventud.Con el paso del tiempo se da una cuenta,que uno es el unico que puede decidir que camino etico seguir,un abrazo,

      Eliminar
  3. Rouseau es ya agua pasada. Lo malo es que hoy tenemos también muchos demagogos en la vida política y que, si te descuidas, te aplican principios muy similares, conculcando la sagrada libertad de cada ciudadano. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sobran hoy son demagogos,y no solo en nuestra patria.Un caso tipico de demagogo politico es el presidente Obama,saludos,

      Eliminar
  4. El "contrato social" de Rosusseau está más vigente que nunca. Es el Estado quien debe satisfacer las necesidades de los hombres, gritan por las calles los manifestantes del neo-comunismo posmoderno, Agustín, y eso votan una y otra vez allá donde el conocimiento y la capacidad de análisis de los ciudadanos ha sido reacondicionado mediante las burdas manipulaciones de ese mismo Estado todopoderoso.
    La ciudadanía se pliega ante esa concepción.
    Algunos incluso adoran la guillotina, amigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Contrato Social podria ser una realidad,despues de los increibles resultados de las Elecciones generales celebrada aye.Lo de la guillotina ya se vera,jejeje,un abrazo,

      Eliminar