Mi Blog

Mi Blog

jueves, 24 de agosto de 2017

Dios, una Manzana y el Caos


Hace unos días salí a pasear con mi perrito al que llamo Cristalino.  La zona donde tranquilamente paseaba estaba llena de árboles frutales, entre los cuales destacaba un hermoso manzano, de cuyas abundantes ramas sobresalían unas rojas y hermosas manzanas.  Esas exuberantes manzanas, cantaban las maravillas de nuestra Madre Naturaleza y a su Creador.  Contemplando una de aquellas frutas, cogí una para saborearla y saciar mi apetito.  Fue entonces cuando un pensamiento espiritual vino a mi mente, me preguntaba a mi mismo la inmensa suerte de haber nacido un ser humano, que puede tener los sentidos de ver y saborear aquella manzana.  Alguien divino tuvo que otorgarme este don llamado sentido, para que pudiera reflexionar y saborear aquella manzana.  Siempre me he considerado escéptico sobre algo que concierne a la religión, por supuesto, nuestro sentido no nació de la nada.  Es tanta la ventaja que tenemos sobre el reino animal, que es de agradecido saber que se nos dio un alma y los sentidos, eso nos diferencia de los animales.  El Creador nos dio este regalo, también me maravillo ante el vuelo de una mariposa, allí también puedo ver la mano del Creador, lo mismo que una simple manzana.

Claro que mis dudas y contradicciones vuelven a instalarse en mi celebro, al ver las contradicciones que se dan hasta en el mismísimo Creador.  Un ejemplo que me lo confirma, es saber que en Sudáfrica, a los que estaban a favor del régimen racista, se le colgaba un neumático sobre el cuello, y se le rociaba con gasolina, luego le prendían fuego.  De esta cruel manera los guerrilleros de Nelson Mandela luchaban por su causa.  Es entonces cuando me cuestiono, ¿Dónde está el Creador de la manzana?  Pues tengo entendido que fuimos creados a su imagen y semejanza.  Luego algo está mal, cuando permite que se dé muerte de esa manera tan espantosa, digo yo.  Les dejo con esta sentencia del gran filosofo francés, Denis Diderot.


“El Dios de los cristianos es un padre muy ocupado con sus manzanas, pero muy poco ocupado con sus hijos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario