Mi Blog

Mi Blog

miércoles, 22 de abril de 2015

FROM METEORA WITH COMPASION



Creyéndome que con mis años mi sensibilidad se estaba quedando algo yerma, una reciente visita a Meteora, me ha devuelto la compasión a mi alma tan llena de oscuridades.  El suceso que relato ha ocurrido visitando uno de los más famosos monasterio que hay en la zona.  Él que no haya visitado esa zona de Grecia, no sabe lo que de verdad se esta perdiendo.  Es tan difícil de describir esas insólitas e increíbles formaciones de elevadas rocas, de más de 700 metros de alturas, con monasterios encima de tales descomunales moles.  Tanto desde abajo en el llano como desde arriba, uno queda maravillado de cómo la naturaleza pudo diseñar tales portentos rocosos.  Y cómo los monjes ortodoxos griegos pudieran edificar monasterios de tal calibre.



Aún asi, no solo fueron esas majestuosas formaciones rocosas la que más me han conmovido.  Fue dentro del monasterio y con una presencia numerosa de turistas, que en un apartado rincón, noté la presencia de un gato.  Al acercarme para verlo es cuando pude ver sus terribles quemaduras, que afectaba parte de su cara y su lomo.  Aún así, el gato se me acercó con gran afabilidad, comenzando a rozar su cola y su cuerpo contra mis piernas.  No solo eso, el pobre animal no paraba de ronronear, levantando su rabo.  Sencillamente el gato se encontraba feliz, dentro de lo que yo interpretaba que era su desgracia, sus terribles quemaduras.  En aquellos pocos minutos que el gato me mostró su ternura, al dedicarle unos minutos en acariciarle, no pude evitar que mis ojos se humedecieran con unas lágrimas furtivas.  Fue así como ese pequeño animal me devolvió algo de mí perdida compasión.  Me pregunto si ese gato no estaría en proceso de llegar al Nirvana.  

13 comentarios:

  1. Conmovedora historia.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mas interesante es que todo es verdad,y yo fui el afortunado de vivirla,gracias por tu comentario,un abrazo

      Eliminar
  2. Todo tiene un por qué, Agustín.
    En serio me alegra que sigas la búsqueda, amigo.
    Un abrazo, neozelandés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me sucedio en Meteora,es uno de los momentos mas emotivo de mi larga vida,un abrazo,

      Eliminar
  3. Nuestro interior necesita de vez en cuando esos ramalazos que remozan nuestros sentimientos. La algarabía mundana nos embota y esos timbrazos de la soledad nos suele despertar cuando menos lo esperamos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sucedido con mi persona en Meteora,es una forma de descubrir que el espiritu y el alma humana,aun tiene curacion,un abrazo,

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. La verdad es algo hermoso lo que me ocurrio,y pense que seria bueno escribir sobre ello,un abrazo,

      Eliminar
  5. Hermoso lo del gato, a pesar de todos sus males era feliz, saludos desde El Blog de Boris Estebitan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mas que feliz estaba contento,y eso me hizo feliz a mi,un abrazo,

      Eliminar
  6. Tu blog es especial
    Te tiene a vos

    ResponderEliminar