Mi Blog

Mi Blog

martes, 1 de julio de 2014

RESPETO PARA EL JUEZ JOSE CASTRO



Bueno al fin sacó su artillería pesada el fiscal Anticorrupción de Palma de Mallorca, el defensor de los desvalidos el honorable Pedro Horrach. Esto ocurre después de la admirable determinación del juez José Castro de imputar de manera oficial a la hermanita del nuevo Rey de nuestra España de pandereta, la muy ilustrísima infanta Cristina de Borbón y Palma, y a su ínclito marido, Iñaqui Urdangarin. Los cargos son por los numerosos delitos de fraude a Hacienda, y la más grave evasión de capitales. Después de eso es cuando entra en escena, el fiscal Horrach, como si fuera el mismísimo general Custer, y a golpe de la  trompeta real, arremete de forma poca caballerosa  contra un colega de la judicatura como lo es el juez Castro. Sólo por el justo ejercicio de cumplir con su sagrado deber, que no es otro que hacer prevalecer la verdad. En mi osada opinión este fiscal mancilla a alguien que solo sigue los postulados de la Justicia. Lo más chusco de  este lamentable episodio, es que la Infanta Cristina y su marido no tienen necesidad de gastarse ni un Euro en contratar un abogado. Púes tiene de su parte nada más y nada menos, que al fiscal Pedro Horrach, así cualquiera va a un juicio, o, no.


El Esperpento llega a la cima de la cumbre, cuándo el Fiscal Horrach afirma sin pestañear, ¿Cristina de Borbón es culpable, no se sabe de qué? En fin, si este señor con un puesto tan importante, no sabe de que está imputada la Infanta. Pero la mayoría de los ciudadanos españoles sí lo saben y lo intuyen. Sería mejor para la Justicia que renunciara a su lucrativo cargo, tanto por incompetencia, o por algo más grave, por prevaricar. Posdata, lo que la Justicia es igual para todo, es una simple falacia.

11 comentarios:

  1. Si hay quien por amor es capaz de suicidarse ¿cómo no va a ser capaz la amada de firmar lo que su amado le pida sin hacer preguntas? Comprendo la posición de ambos, fiscal y juez, aunque también entiendo que es conveniente despejar la sombra de la duda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dudas son mas que palpables en este sainete,un abrazo,

      Eliminar
  2. Van abuscar la manera de apartarlo del caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se demuestra que hay animadversión hacia la monarquía por parte del juez, éste podría ser recusado. Es la ley quien lo contempla.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Seria un mal comienzo para el nuevo Rey,que apartaran al juez Castro de este caso.Si fuera asi se demostraria que la influencia de la Corona es demoledora,un saludo,

      Eliminar
  3. Como diría aquél, todos somos iguales, pero unos más iguales que otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego la Infanta es un caso muy aparte.Aqui la Justicia tiene que demostrar que es algo mas que la voz de la Corona,o la de su amo,jejeje,un saludo,

      Eliminar
  4. La Justicia, en este país, es un cachondeo. Como casi todo. La figura del Torres Dulce, tan sensato antes de ocupar el cargo, está quedando ahora a la altura del betún, como casi todo en este Gobierno que ahora parece empeñado en volver a causar daño, de forma indirecta, al nuevo Rey. Indirecta, por no decir de forma intencionada.
    Un saludo, Agustín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez mas la lucha intestina entre clanes por un trozo del pastel.un saludo,

      Eliminar
  5. Es un caso viciado de origen por todas las partes y por la opinión pública que ya ha dictado veredicto; el juez tampoco se libra porque se fue de copas con la abogada de la acusación popular y también está muy feo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del juez son pecadillos veniales,comparado con el fiscal digo yo.Lo importante es que se aclare la verdad de una vez por toda,saludos,

      Eliminar