Mi Blog

Mi Blog

viernes, 26 de julio de 2013

REFLECTION - WHERE WAS GOD?


Hay días que me levanto con un inflamado y colérico ateismo, al plantearme lo que significa en sí las religiones y sus dioses.  Tengo que admitir que siempre he buscado en este vidrioso tema,las diferentes respuestas  de lo que pensaban los grandes filosofos de cualquier época, ya fuera leyendo a los que hacen un panegírico de Dios y la Religion, como Blaise Pascal, Leibniz, San Agustín o Tomas de Aquino.  También leía a los detractores como David Hume, Ludwig Feuerbach, Voltaire, y tantos otros.  Luego de leer tanto sobre Teología y Fe, al final en mi caso lo reduce a algo que es muy simple, y es que el ser humano está atrapado en el engranaje de las religiones.  Pero que a la hora del dolor y la miseria, ninguno de los dioses a los que se implora moverá un dedo por aliviar esa pesada carga, que todos llevamos nada mas nacer.


Un ejemplo de que los dioses siempre nos han tenido abandonados fue el holocausto que sufrió el pueblo hebreo, a mano de un régimen nazi y de religión cristiana.  Aquí su Jehová les dejó con el culo al aire, y eso que era el pueblo elegido.  ¿Y qué decir de los 300,000 japoneses achicharrados por dos bombas atomicas que le lanzaron los norteamericanos, un pueblo que era de religión cristiana¿  Aquí tampoco acudió la misericordia sintoístas o budisticas para aliviar el pavoroso sufrimiento del pueblo japonés.  Por no hablar de la tenebrosa Rusia de Stalin, en donde mas de 20 millones de seres humanos murieron de hambre, fusilados o de enfermedades.  Aquí tampoco hubo un Dios que quisiera parar las infinitas penalidades del pueblo de religión ortodoxa o cristiana.  Un caso digno de locura es el actual martirio y sus torrentes de sangre, en el que dirimen sus peculiares interpretaciónes de la religión del Islam, los sunitas y chiitas.  Aquí se hacen pedazo en nombre de Allah estas dos tendencias del islamismo, y si sobra algo de sangre, siempre habrá una buena cabeza de cristiano para decapitar. 


Conclusion, ¿no seria mejor que un meteorito acabe con este planeta, antes que nosotros humanos irracionales terminemos con este planeta a través de torpes y ridículas interpretaciones religiosas?, digo yo.  

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Un poquito si que lo creo,son muchas degracias y nuncan terminam,como lo del tren en tu hermosa tierra de Galicia,un saludo,

      Eliminar
  2. ¿Por qué Dios va a preocuparse por nosotros, Agustín?

    ¿Por qué la sociedad moderna, tras decretar que "Dios ha muerto", se encoleriza cuando suceden desgracias, accidentes o maldades culpando a ese "Dios aniquilado" de su desidia ante sus hijos?

    ¿Por qué aquellos que creen en la ciencia y contemplan el planeta Tierra como una mota de polvo en la inmensidad del Espacio se rasgan las vestiduras cuando Dios no actúa en favor de dichas motas de polvo?

    ResponderEliminar
  3. Siempre se nos dijo que estabamos hechos a la imagen de Dios.Con mi ateista post,quiero da a entender que los males de este planeta tendrian que ser compartido,tanto por Dios por crearno, y por sus hijos los seres humanos,que no hemos sabido apreciar este don de nacer como humanos, saludo,

    ResponderEliminar
  4. Las religiones son grandes multinacionales dedicadas a hacer más ricos a los que viven de ellas mientras azuzan a unos contra otros a los que dominan. El objetivo de la religión es el poder, la manipulación y el control. Occidente ha progresado en ello y el librepensamiento ha moderado el control de la religión sobre el gobierno y la población. Justo al contrario que el Islám. Es por ello que la confrontación está servida pero, no nos engañemos, no es cosa de Dioses de Arriba sino de putrefactos dioses de píes de barro. Nosotros.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  5. Siempre fue algo que concernia a los humanos,luego alguien de los dioses que estan alli arriba en el Cosmo, se equivoco en su diseño ,digo yo,un saludazo,

    ResponderEliminar
  6. Un tema demasiado complicado. La fe en esto soluciona muchos problemas, incluso la fe del carbonero según dicho de Unamuno. Para empezar pensamos en un Dios antropomórfico, y nos olvidamos de la transcendencia. La razón por si sola naufraga en estas cuestiones. Y por si fuera esto poco, frecuentemente humanizamos a Dios, o queremos al menos que sea como nosotros y deificamos al hombre finito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo mas que complicado para dicernir.En mi caso aun no lo tengo claro con mi avanzada edad.Eso si dudar estambien valido y humano,un saludo,

      Eliminar