Mi Blog

Mi Blog

lunes, 8 de octubre de 2012

CALEIDOSCOPIO - iPHONE 5 Y EL ABUELO



Aquella mañana madrugó más de la cuenta.  La razón no era otra que hacer cola y ser de los primeros en poder comprar el nuevo modelo de Apple iphone 5.  De esa manera a las 7 de la mañana ya era el numero 12 en la ansiada cola.  Él era el clásico prototipo de chico joven, pendiente de las ultimas novedades del mercado tecnológico y de ropa de ultima moda.  Eso le daba una cierta seguridad entre sus amigos de la Universidad.  Se podría decir que toda la ropa que llevaba puesta podría valorarse en más de 1,000 euros.  Eso sin contar su nueva adquisición del iphone 5, que le costaría 670 euros.  Su vida se podría concretar en un estado de abundancia, púes abundancia era cuando abría su nevera cargada hasta el máximos.  Su generación nada sabia de la palabra penuria, penurias que más de una vez le había relatado su venerado abuelo, por él que sentía un sincero respeto.

Ahora de vez en cuando solía ir a visitarle algún domingo, a la residencia donde estaba alojado.  Aquél domingo le encontró más lucido y parlanchín que de costumbre.  Fue en plena conversación cuando el le mostró el iphone 5, y en un gesto torpe alardeó de lo que le había costado.  En ese instante la cara de su abuelo se tornó algo severa, reprochándole su gasto ostentoso en un simple teléfono.  Nunca se sintió tan avergonzado como aquella tarde de domingo.  Su abuelo le había reprendido por su nula capacidad de conciencia social.  No solo eso, sino el que su mundo solo girara en su culto a la abundancia y el gasto superfluo.  También le recordó que otras personas carecían de esa abundancia.  Después de su platica con su abuelo, él se percató que se había convertido en la antítesis de su indómito abuelo, ese abuelo que había gastado su juventud y madurez en múltiples luchas por un futuro más equitativo y solidario.  Se sentía tan culpable al pensar que ese iphone 5 representaba la pensión mensual de su abuelo.  Es por esa razón que la próxima vez que fue a verle de nuevo, le llevó un libro del que muchas veces le había oído hablar.  Ése libro era La conquista del Pan de Piotr Kropotkin.  Al entregarle el libro el semblante de su abuelo se tornó de una noble alegria.  Ese día él pudo entrar de verdad en el alma de su adorado abuelo.

14 comentarios:

  1. ¡Mundos opuestos, amigo Agustín! Hoy en día, un nieto joven y su abuelo pueden hallarse más alejados que un europeo y un senegalés. ¡Buen artículo!
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que somos abuelo sabemos de lo que hablo,Por desgracia ese alejaminto es cada vez mas fuerte,un saludo,

      Eliminar
  2. Allá cada cuál lo que haga con su tiempo libre y con su dinero, no me gusta juzgar; otra cosa es que no deja de ser una de esas paradojas que se dan en estos tiempos donde a la vez que aumentan las colas del paro y los comedores sociales también lo hacen las de las últimas novedades en electrónica y hay que contarlo todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no juzgo a nadie en si,Es solo una pincelada de los tiempos que corre.Siempre hubo despilfarro en gastos superfluos,un saludo.

      Eliminar
  3. Yo no sé, amigo Agustin, si acaso sea la boina quien nos proteje a los mayores de nefastas influencias publicitarias, mira que cuesta educar a la gente joven en los métodos de defensa contra la compra compulsiva. Un libro es para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La boina y algo menos de serrin en el cerebro digo yo.un saludo,

      Eliminar
  4. De todo hay en la vida y ésta ni es equitativa ni justa. Estoy con Maribeluca, no juzgues y no serás juzgado, cada cual ha de tener cálculos para vivir y conocimiento para morir colmado. Todo lo demás es tontería.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pero ahi algo que se llama Solidaridad.un saludo,

      Eliminar
  5. Decía mi abuela, que a la boca solo se mete lo que se pueda masticar. Y tenía razón.
    Hoy vemos como la mayoría se carga con cosas que al final le van a arruinar.
    El ejemplo lo tenemos aquí mismo con todos esos niñatos que se fueron a la construcción y se paseaban con coches de alta gama y ahora los bancos les quitan, ademas de esas viviendas que tomaron en hipotecas.
    Lo dicho, a la boca un bocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno a veces que estos jovenzuelo se abrochen el cinturon.Ellos piensan que el dinero crecen en los arboles,un saludo

      Eliminar
  6. Un buen articulo que refleja los valores que da el abuelo al nieto.

    Mi nieto todavía no tiene un año, de lo que si estoy seguro en que los padres le enseñaran valores, uno de ello es ganarse lo que es por lo menos los caprichos.

    Hoy los hijos están muy consentidos, claro que esto se da más en clases sociales altas más que en clase media baja....o en familias con un solo hij@, caprichos a todo saco.

    Un cordial saludo Agustín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encima estos jovenes caprichosos,No saben ni desean saber ,que ese iphone 5,Lo fabrican en China y a los obreros le dan 200 Euros al mes por 10 horas de trabajos al dia,un saludo,

      Eliminar