Mi Blog

Mi Blog

lunes, 29 de febrero de 2016

FILIPINAS - 30 AÑOS DESPUES DE MARCOS, TODO SIGUE IGUAL

Siempre había deseado visitar Filipinas, en parte por la nostalgia de haber formado parte de nuestro legado colonial y cultural.  Por esa razón he pasado un mes entre Cebú y Bohol.  Después de ese tiempo mi desilusión es más que justificada.  Me he encontrado con una población inmersa en un conformismo atroz, en parte sustentado en su religioso fatalismo.  Por supuesto si hubiera que buscar a un culpable de tal situación, el nepotismo de su clase alta es eje central de que a día de hoy, la situación de pobreza y corrupción sean vista por la inmensa mayoría de la población como algo normal.  Éste año el pueblo filipino celebra el treinta aniversario del fin de la dictadura representado por Ferdinand Marcos y su extravagante mujer Imelda Marcos.  A este evento les llaman el día de la Revolución.  Me pregunto, ¿qué clase de Revolución celebran?, cuando he podido ver con mis propios ojos la pobreza total en las calles de Cebu, con decenas de chiquillos implorando unas monedas.  Lo más grave es su turismo sexual.  Aquí el gobierno no hace nada por erradicarlo.  Eso sí, su elite política tiene el dinero fuera, y sus grandes mansiones en Londres, Paris y otras grandes ciudades de Europa.


Para mí, el concepto de hacer la Revolución es muy simple, se trata de cambiar de forma radical las reglas del juego.  Pero es tan difícil hacer entrar en las mentes alineadas de los filipinos, que durante años, generaciones tras generaciones, han sido sometidos para ser conformistas, para tener más hijos de lo que se pueden permitir alimentar y no protestar, y aceptar su triste condición.  Eso sí, con la bendición divina de la Iglesia Católica.  Algunos países nunca podrán salir del pozo oscuro de sus múltiples retrasos a cualquier nivel.  En el caso de Filipinas, aparte de su corrupta burocracia, predomina la indolencia por parte de su población que no desea cambiar el guion escrito por sus gobiernos de turno.  ¡Qué gran diferencia con Singapur, que con solo 700 kilómetros cuadrados, y cinco millones de habitantes, es hoy el tercer país del mundo por renta por capital! 

4 comentarios:

  1. Ya sabes, el peso de la historia, el ambiente social en el que crecen las gentes influye en la manera de ser de las personas. Y por eso Filipinas tardará muchos años en reaccionar y salir de ese prolongado amodorramiento. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese sopor necesitaria una rapida reacion.Todo dependera de sus habitantes,saludos,

      Eliminar
  2. La corrupción es un mal extraordinario, Agustín. Lástima de Filipinas, donde la revolución, como en tantos sitios, solo repercute en las carteras de quienes copan las altas esferas de su gobierno.

    ResponderEliminar
  3. La burocracia y su peculiar manera de dejar a un pais al borde de la pobreza mas vil,saludos,

    ResponderEliminar