Mi Blog

Mi Blog

sábado, 28 de septiembre de 2013

FICCIÓN - AMOR Y REENCARNACIÓN


Siempre había deseado alcanzar esa clase de amor, qué solo se daban en las novelas románticas de Florence L Barclay, pues su vida amorosa era lo mas parecido a una insustancial o banal cacería de fines de semanas, en donde la pieza capturada dejaba de tener su valor al cabo de unos días, de esa manera se sucedían los dias sin que sus sueños de encontrar un amor sincero pudiera cristalizar.  Un día sin embargo sus anhelos pareció cumplirse, al conocer a esa mágica persona de sus imposibles sueños.  Fue en un refinado restaurante de la zona opulenta de la ciudad.  Ése día como tantos otros acudió al céntrico restaurante, dónde ejercía su modesto trabajo de camarero.  Fue al servir la mesa en donde estaba sentado aquel elegante cliente, cuándo algo le hizo vislumbrar en unos segundos, que aquella persona era la que tanto había deseado conocer y amar.  Algo reciproco ocurrió entre aquellos dos seres, que el destino o el Karma habían programado para juntarse y amarse.

Todo ocurría como si algo sobrenatural hubiera escrito un guion para sus nuevas vidas. Fue así que desde aquel feliz día, la vida de ambos pudo transcurrir por un periodo de mas de 60 años, en donde el respeto y la solidaridad les unió con tanta fuerza.  Sin embargo ese lirico y tierno amor, tenia una fecha de caducidad para uno de ellos.  Fue así que se juraron morir al mismo tiempo. Aquélla tarde de Otoño pactaron meterse en la amplia bañera, y tras injerir una gran dosis de barbitúrico con cognac, se abrieron las venas y el agua templada hizo el resto.  Al día siguiente aquellos dolientes amantes, eran dos perros vagabundos en la periferia de la populosa Bangkok.  De esa forma la reencarnación les dio a aquellos dos amantes, la nueva oportunidad de continuar su bella historia de amor.


13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Eso digome digo yo tambien,creo que se me fue algo la pinza,jejeje,saludos,

      Eliminar
  2. Toda una historia de amor, pero con giro final inesperado. Muy bueno.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No acostumbro a escribir esta clase de microrelatos la verdad.En si tu algunas veces lo borda.El final me parecio digno de estas dos almas gemelas,un abrazo,

      Eliminar
  3. Pero para terminar así, de esa manera tan inesperada, tenían que haber llegado previamente al nirvana. De todas maneras es una bonita historia de amor.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LLevas razon primero es el Nirvana,solo que me tome ciertas libertades al darle otro contenido a este cuento,saludos,

      Eliminar
  4. Si en vez de cortarse las venas hubiesen cortado el grifo, hoy todavía podrían estar disfrutando como dos jóvenes enamorados de un idilio eterno. El amor no entiende de edades y está siempre fresco tan fresco como las flores en la primavera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El idilio eterno lo difrutaran como dos perros en Bangkok,que despues de todo no esta mal,jejeje,un abrazo,

      Eliminar
  5. Te noto un poco blndurrio y sentimentaloide. Se nota que en Nueva Zelanda ha llegado la primavera y caminas hacía aquello de " la sangre altera".

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueda que la primavera este alterando mi sistema emocional.Lo de la sangre alterada enterandome de lo que pasa en nuestra patria,desde luego no es efecto de la primavera jejeje,un saludazo,

      Eliminar
  6. Yo es que soy más de historias que acaban bien y de comedias románticas de Nora Ephron, pero también tiene su aquel, hay que reconocerlo

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo romantico tiene el relato,aunque la tragedia la remedio algo haciendole seguir sus amores como dos simples chuchos,jejeje,un saludo,

      Eliminar